Lamentos tripolares

No te olvides de hablar, me digo día a día, aunque no lo parezca, lo estoy intentando, a veces cuando viajo al mundo real, se me olvida lo que tiempo atrás fui, no debo olvidar el idioma, ni las palabras, no debo olvidar los movimientos, ni los pensamientos…

Pero aun así me siento perdido, he perdido mis facultades para abandonar dimensiones, no puedo volver a casa, me encuentro atrapado entre engranajes, colgado de ganzúas oxidadas, no puedo para de no sangrar y guardármelo todo para mi.

Siempre vuelvo para hacerte daño,  para heriros a todos, incluido a mi mismo…

-Te prometo que no voy a volver, estoy cansado de equivocarme, ya te dije que no estaba hecho para esto, tal vez haya querido introducirte mas de lo que debiese dentro de mi cabeza, y eso tampoco es bueno, por que a veces no me gustaría ni a mi mismo estar dentro de ella… La próxima vez que nos veamos, no sabrás quien soy, para entonces habré cambiado de apariencia, y ni yo mismo lo recordaré…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s