post rock

Me sentaba a tu lado

Cuando no existías

Eras la forma de abrazarme a un clavo

Que aun no había sido clavado

El escape a mi callejón sin salida

Por que

¿Cuántas veces decidí ponerle gafas

A mi pesimismo miope?

Dime cuantas

Cuantos cráneos se partieron

Cuantas falsas esperanzas se quemaron

En mi anhelo

De sentir tu piel contra la mía

De derramar palabras frías en mi almohada

Mientras te cuento ahora

En tercera persona

Mis instintos suicidas

Nada más lejos que ayer

Pero siempre cerca del mañana

Que no ha salido de los botes

De nuestras coloridas mentes grises

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s