Paula

Paula

Cuando salió de su madriguera, llovía de una forma exigua, un día gris, triste y aburrido, como todos los de su vida.

Los días grises esconden sonrisas de color.

Inexistentes.

-Hoy no me apetece coger el paraguas.

Cubrió su bonito pelo castaño claro con la capucha de su sudadera, y con todos los bártulos emprendió su camino a ninguna parte. Antes de girar la esquina, detuvo su cuerpo, quería sentir la apatía del ser humano en sus poros, la lluvia caminaba a sus anchas, y los arcos de los violines revoloteaban a su libre albedrío.

Una mujer que pasaba por su lado, se quedó escandalizada y gritó:

-¡Enciérrenla, esta loca, como se le ocurre sentir a estas horas!

Con la cara mojada de indiferencia, ni siquiera se molestó en devolverle la mirada.

“Cuando tenía catorce años, empaqueté mis sentimientos y los regalé a un rastrillo, con el paso de los años, como un perro a su dueño, han vuelto y rara vez salgo de casa sin ellos. No se aprecia lo que uno tiene hasta que se empaqueta”.

Alzando las manos al aire, todas esas gotas, resbalaban por sus dedos, llegando a lo más profundo de sus brazos y proporcionándole una agradable sensación de frío, cuando de pronto, una muchacha en bicicleta, diferenciable del resto porque carecía de engranajes, se estampó de forma virulenta contra la embelesada mujercita de la capucha y el rostro manchado, cayendo las dos fuertemente contra el asfalto.

-Lo siento, bueno no lo siento, perdona, estaba absorta.

Con una carcajada y tirada en el suelo respondió:

-No tienes porque disculparte, tu acabas de darme el día mas “feliz” de mi vida, gracias.

De repente una muchedumbre de ¿personas? Rodearon a las dos preciosas chicas tiradas como muñecas de trapo.

Mojadas las dos, Paula se acercó a sus labios, le apartó sus húmedos cabellos de la cara y la besó. Impregnadas de pasión las dos jovencitas, empezaron a hacer el amor delante de todos, cuando sin más, del corrillo que las rodeaba, alguien dijo:

-¡Enciérrenlas están locas, como se les ocurre sentir a estas horas!

Te quiero…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Paula

  1. Mónica. dijo:

    ostras qué locura de historia jajaj me encanta!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s